Ruido blanco y ruido rosa: aquí están las diferencias

En acústica a menudo nos preguntamos cuál es la diferencia entre el ruido blanco y el ruido rosa. Los sistemas de enmascaramiento del sonido a menudo se describen como «máquinas de ruido blanco» o «sistemas de altavoces de ruido rosa». De hecho, de forma aproximada, se puede decir que son una combinación de ambos. El ruido blanco tiene la misma intensidad sonora en todas las frecuencias, mientras que el ruido rosa disminuye de intensidad al aumentar la frecuencia. Este aspecto debe considerarse positivo, ya que las altas frecuencias suelen ser «sibilantes» al oído humano y pueden causar molestias o distracciones a lo largo del día.

Como hemos podido intuir en el párrafo anterior, el ruido blanco y el ruido rosa poseen cada uno algunas peculiaridades y se utilizan para contrarrestar el efecto sonoro que de otro modo se crearía en ambientes muy frecuentados o caracterizados por amplios espacios. Por lo tanto, a menudo es útil utilizar una combinación de ambos en lugar de optar por soluciones en las que solo esté presente uno en detrimento del otro.

De hecho, los sistemas avanzados de enmascaramiento del sonido combinan el ruido blanco y los espectros rosa en una curva empíricamente probada que amortigua mejor el ruido no deseado. El espectro se ajusta en el campo de acuerdo con el espesor de los paneles del falso techo acústico, lo que bloquea las altas frecuencias con mayor facilidad.

rumore bianco e rumore rosa: le differenze - foto1

Sistemas de ruido blanco

El ruido blanco, en todas las frecuencias, tiene el mismo nivel de decibelios; también puede describirse como ruido estático. Sin embargo, esta característica puede resultar molesta para el oído humano, que es de hecho más sensible a los sonidos con tonos altos. Un ruido a 50 dB pero con una frecuencia de 125 Hz, por ejemplo, es mucho menos molesto que un sonido del mismo decibelio pero con una frecuencia de 2000 Hz.

¿Cómo debe ser el ruido blanco?

En general, el ruido blanco debe ser lo suficientemente alto como para cubrir otros sonidos no deseados, ya sea en un espacio doméstico o en el lugar de trabajo. Este nivel mínimo no permite que resulte molesto, pero, al mismo tiempo, evita cualquier distracción o perturbación por sonidos en el mismo ambiente. En la práctica, lo que acabamos de describir se traduce, por ejemplo, en fijar el nivel de ruido blanco en aprox. 43-45 dBA (Decibel A, que mide la variación de la intensidad sonora en función de la sensibilidad del oído humano) en oficinas cerradas y 45-48 dBA en oficinas abiertas. Hay que tener en cuenta, no obstante, que estos niveles pueden variar de acuerdo con las circunstancias de de vez en cuando.
En las áreas con mayores problemas de ruido, el nivel puede elevarse a 50 dBA; a partir de este umbral, el efecto empieza a desaparecer, ya que incluso el ruido blanco resultaría molesto.

Ruido rosa y ruido blanco: conclusiones

En general, el ruido blanco y el ruido rosa son espectros de enmascaramiento del sonido que se utilizan para cubrir los sonidos no deseados. El ruido blanco es estático y es el mismo en todas las frecuencias – altas y bajas. Por el contrario, el ruido rosa desciende a frecuencias altas de tal forma que no molesta a las personas presentes en un determinado espacio o ambiente. Los sistemas de enmascaramiento sonoro utilizan una mezcla de estos espectros sobre la base del panel del falso techo y otros factores en el espacio para determinar qué sintoniza y equilibra mejor el sistema.